sábado, 25 de agosto de 2012

Cavallers: multiactividad por el Pirineo (y II)


Abel en el embalse de Cavallers
El domingo fue de obligado descanso tanto por el cansancio acumulado durante la escalada de la Cresta de los 15 gendarmes del día anterior, como por el mal tiempo, no pararon de caer tormentas de todos los colores durante todo el día, y utilizamos la jornada para cambiar de valle y movernos a Cavallers, en el valle de Boi. Había estado en el 2008 escalando en las agujas de Travessani y desde entonces tenía muchas ganas de volver y estrenar la guía que me compré en aquel entonces. El estreno no pudo ser peor. La selección de vías que habíamos hecho en casa incluía a la Blues sí o sí, pero el lunes me levanté con una fuerte tortícolis (a pesar de las comodidades que me llevo para dormir) y decidimos rebajar nuestros objetivos y dedicarnos a deportivear. Estuvimos en dos de los sectores más frecuentados: Kanalla, por la mañana, y la Pared Inerte, por la tarde. Kanalla es el sector de grado más asequible y nos lo encontramos abarrotado de franceses, pero nos hicimos un hueco para probar un par de quintos y algún sexto. Obviamente la tortícolis no mejoraba, sino todo lo contrario. Al final no podía ni levantar la cabeza para mirar las presas y me las tenía que cantar Abel. Ni el masaje de Abel ni una pomada que nos dejaron un par de chicos catalanes con los que compartimos jornada produjeron ninguna mejora. A la tarde nos fuimos a conocer la Pared Inerte, pero sólo hicimos una vía, Voy p'allá (un bonito V de fisura), y nos volvimos al camping de Barruera no sin antes hacer una paradita en la farmacia donde me dieron una mezcla de relajante muscular y calmante.
 Los sectores de deportiva de Cavallers en los que estuvimos:
en rojo Kanalla y en azul la Pared inerte
 Las tumbaderas del sector Kanalla
 Deportiveando con friends, Jennifer, V
La única vía que encadené en todo el día, Perico los palotes, V
 Escalando a ciegas Vilma, 6a
 Abel con los chicos catalanes
Al día siguiente visto lo visto decidí no hacer ninguna actividad por ligera que fuera y nos dedicamos a conocer las distintas zonas de bloque del lugar. Después de perdernos en varias ocasiones, conseguimos encontrar el sector El Prat donde Abel se motivó a saco con un precioso bloque. 
Sectores de boulder de Cavallers, obtenido de la siguiente web
 Abel en uno de los primeros bloques que encontramos al lado del río
En el Prat


Y después de comer, a casita, a darle descanso al cuello. El jodido de él se recuperó en un par de días después de habernos fastidiado la semana.

1 comentario:

Juan Carlos Romeo Almansa dijo...

madre mia que recuerdos , de niño , hay mismo en lo mas alto del valle de boi ...