domingo, 2 de julio de 2017

Quedada del Coliseo en Rodellar

Vistas desde Pince sans rire, al fondo el Camino

Introducción:

David "el largo" (como van aparecer varios Davides a lo largo de esta entrada, no me ha quedado otra opción que añadir algo que los distinga, un mote) abrió hace un par de años un tablón de entrenamiento de escalada al que llamó El Coliseo. Desde el comienzo David ha animado a todos los que nos reunimos allí a que salgamos a roca todo lo posible. Por eso ha organizado diversas quedadas en Foz, Calcena y este finde en Rodellar. Y a ésta no podía faltar el agüelo.
Fiel al espíritu del tablón la organización fue sustituida por la variedad: hubo gente que fue el viernes, otros que fueron de sábado a domingo y otros que fueron el sábado en el día; hubo quien durmió en el campin, quien durmió en el Kalandraka, en su furgo o en el parquin; hubo fresquito el sábado y hubo calorcito el domingo. Comida, cena y desayuno cada uno a su bola.

Presentaciones:

 David "el rubio" y su amigo Carlos
 Edu, David "el largo", Goyo y su amigo José Manuel
 Pedro y "Toto"
 Santi, Marta y David "el loco"
Valentín y Héctor
... y por supuesto Jack

Escalada:

Sábado Pince sans rire

Toto en La alimaña de Ocaña, 6b
José Manuel en No hay pico con lagunas, 6b+
David "el loco" en el final de Los hermanos peruanos, 6b+
Santi en la misma vía y David "el largo" en Dimes y diretes, 6c
Pedro en No hay pico con lagunas, 6b+ y Marta en Cia bambino, 6b
Edu, a la izquierda, en Pire en el fire, 7a
David "el largo" en La Pitón, 7c
Marta en el techazo de Esclava laboral, 6c+
Goyo en el comienzo de Pire en el fire...
... y Pedro en los atléticos metros finales de la misma vía
David "el loco" al principio de Esclava laboral
Andrés también se pasó a saludar y a escalar, Cia bambino

Domingo: Callejón
 
Marta en las placas, sí, placas y muy placas, de La más fea de Sevilla, 6c
David "el rubio" en las estéticas chorreras de Pasaba por aquí, 7a

sábado, 13 de mayo de 2017

El bolo. Riglos


No hay mejor forma de despedir las vacaciones escolares de Semana Santa que acercándose a ese santuario de la roca y los bolos llamado Riglos. Además tuve oportunidad de añadir una nueva creación de Sendero límite a la colección: Vía del Bolo, en el Cored. Y como siempre cumplió con las expectativas de dos de sus señas de identidad: buena roca y seguridad. La ruta discurre a la derecha de la Oeste clásica hasta la repisa, donde nos encontramos con la sorpresa de estar ocupada, y después sale recta hacia una panza a la izquierda del último tramo de la Oeste clásica.
Nosotros hicimos caso a casi todos los blogs de escalada y empalmamos los largos 1 y 2 en una tirada y los largos 3 y 4 en otra. Las cuerdas rozan bastante, pero se agiliza mucho la jornada. Eso sí, ¡hay que ir bien provistos de cintas!
El largo 1 nos pareció a todos el más duro, el largo 2 tiene roca menos consistente, los largos 3 y 4 son de muy buena roca y el último largo es el que más nos gustó.
Para bajar rapelamos dos veces: una hasta el collado norte y otra hasta la vertiente oeste del mallo y volvimos al pie de vía donde habíamos dejado las mochilas.

Croquis
 Bolo que da comienzo y nombre a la vía
 Vaya pasitos más duros para entrar en calor
 Tono empalmando el segundo largo
 De segun también se aprieta
 
 Buen ambiente en la R2
 Estupenda roca en los largos 3 y 4
 Bolos y más bolos
 Mamá y bebé buitre
 Estupendísimo último largo...
 ... con la familia buitre al fondo
 Foto cima
 Sabina del primer rápel