Sendero límite

Recorrido aproximado de la vía

Peña Ruaba es un precioso mirador a los impresionantes Mallos de Riglos donde además se puede disfrutar de un gran repertorio de vías de dificultad asequible y completamente equipadas. Por eso es habitual ver cordadas de escaladores surcando prácticamente todas sus líneas. Los prolíficos Sendero límite han equipado varias vías en este popular macizo. En 2011 publicaron la reseña de una vía que llevaba su nombre y que terminaba en el evidente jardín que cruza la parte final de la pared. No contentos este año han publicado la apertura de una extensión que te deja al final de la pared, cerca de la cumbre, proporcionando según sus propias palabras"Un final digno para esta vía que se ha convertido en una clásica del macizo. 4 largos más, suman 14, que dan a la vía más interés y que dejan un buen "sabor de boca". El equipamiento sigue la misma tónica que la primera parte."   
Aunque Tono ya había hecho los 10 largos de la vía original tenía ganas de terminarla hasta arriba y bien conocedor de mi afición por estas vías bonitas, fáciles y sin apenas compromiso, me invitó a acompañarle. 

Fecha: sábado 5 de julio de 2014, un poco justos de temperatura: los primeros largos los hicimos en sombra al madrugar mucho, luego hizo un poco de brisilla, pero en la bajada no nos libró nadie de la solana.
Cordada cuarentona: Tono y agüelo
Longitud: 375 m divididos en 14 largos.
Dificultad: V+ en libre o IV+/A0, aunque la mayor parte del tiempo la dificultad no supera el IVº grado.
Material: 12-18 cintas dependiendo si vamos o no a empalmar largos, en cuyo caso es conveniente llevar varias cintas desplegables para intentar evitar roces a la cuerda.

Plano de las pistas secado de esta web 
En rojo las carreteras, en amarillo las pistas, punteadas las sendas
Cómo llegar: se accede por una pista generalmente transitable con turismos que se puede coger bien desde Murillo de Gállego o bien desde la carretera que lleva a Agüero. Esta opción es más larga, pero este tramo de la pista suele estar en mejor estado. Al cabo de 1,5 km desde el desvío de la A-132 nace una pista a la derecha de la carretera. La seguimos durante varios km hasta un cruce donde cogemos la pista de la derecha y la seguimos hasta coger una fuerte curva de derechas al final de una larga bajada. A los pocos metros de esa curva  hay un ensanchamiento donde dejaremos los coches. Unos mojones nos indican el comienzo del sendero. Si empezamos en Murillo de Gállego cogemos la última calle que nace a mano derecha (viniendo de Huesca) y en los dos cruces que siguen giramos siempre a la derecha, pasamos primero al lado de una gran finca y más adelante al lado de un depósito de agua. A veces tendremos que dejar aquí el coche dependiendo del estado de la pista, o bien continuamos hasta el mismo punto antes de la curva fuerte. A los pocos metros de empezar a andar el sendero se hace ya bien visible y nos lleva primero a la base de la pared y luego la recorre hacia la derecha para acceder a todas las vías de la Peña. Nosotros lo seguimos hasta llegar a una especie de cauce rocoso y seco. Subimos unos pocos metros por él y llegamos al pie de vía.

Croquis de la vía sacada de Sendero límite
El agüelo en las panzas del L1, 
como se me estropeó la cámara soy prácticamente el único que salgo en las fotos.
Resoplando en el L4
Salida del L5
Últimos metros antes del jardín
Tono al pie del L11 con la placa de plástico
El agüelo, ¿postureando o sufriendo?, en el L12
Al comienzo de la impresionante travesía del L13, ¡para cagarse!
Los abuelos felices como niños
Vistas panorámicas del río Gállego y la pista que va a parar a Murillo de Gállego

L1 (IV+)+L2 (V) El primer largo es una sucesión de panzas sencillas hasta llegar a una amplia terraza donde está la primera reunión, puse una cinta desplegable en la R y seguí por una placa vertical. A pesar de todo la cuerda rozaba una barbaridad.
L3 (IV+)+L4 (V+) El tercer largo es sencillo, pero el 4º es para mí el más difícil, un muro vertical de presa pequeña, de los que no me van nada, de los que cuando voy de segundo, como era caso, me cago en tó y me pregunto con admiración cómo ha pasado por ahí el primero, en este caso Tono.
L5 (IV+)+L6 (IV+) A partir de aquí la vía tumba y la dificultad no aumenta más. La vía se cruza con la de Lorenzo Ortas, que sube más vertical y lleva chapas pintadas de verde para no confundirlas. Aún así en la R6 me equivoqué y la monté en esa vía en vez de la nuestra, unos metros más a la izquierda y a la misma altura.
L7 (IV)+L8 (IV) Dos largos sin más complicaciones que mirar bien de no tirar piedras abajo
L9 (IV)+L10(III+) Un pequeño resalte de salida y luego muy tumbado.
Atravesamos el jardín hacia la derecha, buscando una placa de plástico naranja. Como no conocíamos el resto de la vía ya no volvimos a empalmar ningún largo.
Vista de los últimos largos sacada de esta web

L11 (V+) Largo atlético y disfrutón.
L12 (V) Placa vertical
L13 (V+) Comienza vertical y luego da paso a una espectacular travesía muy bien asegurada, pero que incluso para miedosos como yo daba una sensación de patio tremenda. Lástima de cámara de fotos.
L14 (IV+) Se sigue un par de metros por la repisa y se sube enseguida por una chimenea un poco rota; nada más llegar a un resalte un poco más vertical hay que desviarse un poco a la izquierda.

Descenso: seguimos el sendero que lleva a la cima, bastante lejana, hasta empalmar con el sendero de subida de la ferrata, la cual seguimos hacia abajo hasta empalmar con el sendero que recorre la base de la pared.