domingo, 18 de mayo de 2008

La suerte de los tontos (y 2)

Este finde el antiguo INM, ahora la Agencia Estatal de Meteorología, nos ha jugado una mala pasada a muchos escaladores y montañeros. Sus pronósticos eran de agua, agua y más agua durante todo el finde y por toda España, así que seguro que más de uno se quedó en casita esperando mejor ocasión. Sin embargo, el sábado, al menos en Zaragoza, hizo un día estupendo así que Abel y yo volvimos a quedar para ir de nuevo a escalar a Morata el domingo. Esta vez el plan fue al revés: quedamos pronto, a las 8:30, para poder volver a mediodía o a media tarde (así se suponía que tendría tiempo para seguir preparando las opos, jjjj). El plan nos volvió a salir de maravilla porque nos hizo una mañana estupenda hasta el mediodía. El único problema vino cuando el sábado por la tarde, al poco de colgar a Abel, el hermano de Mariví nos llamó para acudir a una cena familiar a su casa. El evento no iba a durar mucho, pero Mariví se encontró bien y el vino era estupendo, y el whisky de malta y... volvimos a casa a las 5 de la madrugada.
Cuando sonó el despertador estuve a punto de tirarlo por la ventana, pero ya había quedado y no iba a dejar tirado a Abel.
Esta vez teníamos pensado ir al sector de la Pared del Búho, así que entramos por Chodes, previa parada para que Abel se comprara algo para desayunar y para coger agua.
El Jalón y la pasarela para cruzarlo y al fondo el castillo
El Puente de Roca, sector mítico para los que no pasamos del V+
porque aquí están las vías m
ás difíciles de Morata.
La Pared del Búho, un sector pequeño y tranquilo
La Pared del Búho está pasado el Macizo del Alí, a unos 10 minutos del coche, así que no suele haber casi nadie. Otro factor decisivo, teniendo en cuenta las frescas temperaturas de esta mañana, es que le da el sol hasta el mediodía. Hay 3 vías nuevas en este sector que no aparecen en la guía y han reequipado el resto. Las reseñas se pueden encontrar en el blog http://www.aragonenvertical.blogspot.com. Después de examinar la guía y las reseñas, decidimos empezar por la izquierda de la pared: el Búho V+, asequible, aunque a mí me pareció un poco exigente para calentar.
Abel en la primera vía de la izda, V+ disfrutón
En seguida llegó gente conocida: Jorge, su chica Chon y un amiguete.
La siguiente vía, Golosote, V+ también, una vía que la reequipación ha cambiado totalmente. Antes los seguros estaban 50 cm más a la derecha, con lo cual la vía iba por medio de una placa y ahora va por la fisura de una entosta. Al parecer la vía original era bastante más dura. A mí la alterada ya me pareció suficientemente difícil y tuve que descansar un par de veces para poder estudiar los pasos. Mi motivación se fue por los suelos: empecé a estar más pendiente de la distancia entre chapa y chapa que de la escalada, a pensar en que no podría superar el siguente paso, en que me podría caer... En fin, que me hice cacota.
Luego vino Afofaifa 6a, o eso dice la guía. Abel tuvo que descansar en casi todas las chapas y acerar varias de ellas. A mi me costó 4 o 5 intentos entrar en la vía, que tiene 2 sectores: la entrada de bloque, dura, y el resto de placa vertical con minúsculos agarres. Nada parecido a un 6a. Dejamos el 6c para otra ocasión, o para otro siglo, y nos dirigimos al extremo de la derecha: PK2 V+ asequible también, pero con una entrada muy delicada: sin apenas manos y con muy malos pies. Al final, antes de la reunión otro pasito parecido. En medio mucho agarre aunque ninguno para tirar cohetes. Pasé también bastante miedo y subí sufriendo. La segunda vía me había dejado tocado.
Por último hicimos Polo Gt, 6a de verdad, sólo tuve que acerar un paso, jjjjj. La subí de 2º claro, hoy no estaba para nada más. La vía va en diagonal hacia la derecha.
Abel hablando con Jorge y un amigo de éste
Chon bajando de PK2, un V+ asequible, con un paso delicado a pie de vía
Abel aún quería hacer otra vía en la Gran Placa, Mar de agujeros, que había equipado Jorge. Pero el cielo se encapotó, y mientras íbamos hacia allí se puso a llover. Llegamos al coche justo cuando la lluvia empezó a arreciar. Por el camino nos fuimos cruzando con un montón de gente que seguía escalando o estaban comiendo tranquilamente. A todos ellos les tuvo que pillar el marrón.
Fuimos de los primeros escaladores en llegar al bar, claro. Mientras sacábamos las consabidas jarras de cerveza y una ración doble de papas, llegaron Juan "Rastas", Dani "sueco" y David "el largo" con su chica Helena. Ellos habían estado dando pegues a un 7a+ en el Reloj. Nos enseñaron las fotos mientras dábamos cuenta de las cerves (las podéis ver en el enlace que he puesto arriba en la página). Mientras, había empezado el partido de tenis de Nadal: final del torneo ATP de Hamburgo contra Roger Federer: 3-0 inicial a favor del suizo. Cuando nos fuimos Abel y yo el resultado ya era 5-1 y Nadal con calambres. No tenía ninguna esperanza de llegar a Zaragoza antes de que se terminara el partido. Pero estaba totalmente equivocado: Nadal remontó el primero, perdió por poco el segundo y ganó el tercero: una auténtica barbaridad.
Aún me dio tiempo, antes de caer dormido, de ver en el vídeo los juegos del primer set que me había perdido. Y poco más hice esa tarde, claro. La parte final del plan, preparar las opos se fue a pique. Era de esperar.

2 comentarios:

Juan korkuerika dijo...

Aupa alpinistaaaa, veo que eres un titán y que a pesar de las consecuencias de ese Whisky de Malta cumples con lo dicho jajajjaa a ver si un día celebramos un 9a con un buen Chivas jajajjajaa...

ioz dijo...

Anda que no me queda ná para eso. Si tengo que esperar a encadenar un 9a para tomarme un whisky me quedo más seco que la mojama ja jajaja